martes, 29 de enero de 2008

A UNA CIUDAD DORMIDA

Ángel Luis Arjona Márquez
Miembro de la Plataforma contra la militarización de Albacete

Este año, el Foro Social Mundial (FSM) convocó internacionalmente un “Día de Acción Global”, el 26 de enero, dentro de la semana de actividades que, en oposición al Foro Económico de Davos (Suiza), tienen como lema la frase “Otro mundo es posible”.

El FSM reúne a personas y entidades que defienden los Derechos Humanos y denuncian el racismo, el hambre, la pobreza, la explotación humana (en todos los sentidos), el cambio climático, las guerras, el armamentismo, etc. Se acordó para 2008 que no hubiese una única ciudad donde concentrar las actividades, sino que fuese el mundo entero el escenario de reunión. Cada lugar denunciaría, con su respectiva acción, alguna de las lacras que hay en el planeta.

Albacete participó en esa jornada mediante la creación, durante todo el día, de un mural “plantado” en la plaza del Altozano. En él se significaron artistas de reconocido prestigio y cualquier otra persona que quisiera plasmar en un dibujo o en un texto su pensamiento sobre la Paz, las guerras, la industria armamentística o la actual situación mundial. La obra será expuesta en el vestíbulo del Auditorio Municipal hasta el día 1.

Los habitantes de Albacete aprenderían mucho si se detienen leyendo las inscripciones que han dejado sus conciudadanos.

Mientras se estaba creando el mural fue gratificante ver a pandillas de chicas y chicos adolescentes haciendo su aportación y cómo, entre ellos, se decían que esto había que decírselo a sus profesores para que lo divulgasen. No menos grato fue el interés que pusieron diversas personas de todas las edades; especialmente recuerdo a varias mujeres de mediana edad que se enfadaron mucho al enterarse de que nuestro Gobierno va a “regalar” a Albacete la Escuela de Pilotos de la OTAN, donde, con tecnología puntera, se entrenarán sobre el cielo de ésta y otras provincias los ases aéreos de Occidente participantes en las últimas guerras que hay en el mundo. Se preguntaban estas personas que por qué nuestras autoridades locales, regionales y estatales no informan masivamente a la población de los pros y los contras de lo que se nos viene encima, para que sea la gente quien decida directamente si quiere o no a estos soldados sobre nuestras cabezas, en lugar de que lo decidan cuatro políticos con intereses ocultos (y, qué casualidad, dos de ellos son paisanos nuestros). Se lamentaban también de que estas cosas que nos afectan a todos tienen poca divulgación en los Medios, indignándose al saber, por ejemplo, que ciertas entidades vetan o ignoran a agrupaciones como la Plataforma contra la militarización de Albacete…

Mayoritariamente, la nuestra es una ciudad con una sociedad acomodada, adormecida, terriblemente provinciana y poco interesada en lo que afecta a más allá de nuestro término municipal. Probablemente despertará (junto a toda la provincia y la región), cuando escuche sobre sus cabezas y alrededores la voz de los salvadores de la moral de Occidente, esa moral a golpe de dinero, recursos naturales, guerras y venta de armamentos que tan alegremente apoyan algunos de nuestros amnésicos políticos locales, provinciales y regionales, los mismos que un día fueron adalides del pacifismo, del ecologismo y del antimilitarismo. ¿Los recuerdan?