viernes, 14 de noviembre de 2008

Comunicado ante las Movilizaciones del 15-N

Durante años, los capitalistas han inflado sus ganancias con una serie de burbujas especulativas. Ahora, su enriquecimiento nos ha llevado a todos a una nueva depresión global, comparable a la de los años 30 o peor. Para paliar los efectos de su crisis, sus gobiernos lacayos quieren darles la riqueza que nosotros, los proletarios, creamos. Para ello, no dudarán en eliminar todas las conquistas sociales que el movimiento obrero ha logrado a través de duras luchas. Mientras a ellos les dan millones, a nosotros nos dan paro y precariedad. Son los capitalistas los que nos llevan a la crisis. ¡QUE PAGUEN LOS CAPITALISTAS, NO NOSOTROS!

Frente a su crisis, los trabajadores no sólo debemos rechazar sus planes. Debemos plantear también nuestra propia alternativa como clase obrera, que será lo que TODOS NOSOTROS queramos.

POR UNA ALTERNATIVA DE TODA LA CLASE OBRERA

¡EMPLEO ESTABLE Y PÚBLICO! ¡SOCIALIZACIÓN DE LAS EMPRESAS!
Prohibición de deslocalizaciones, de despidos y regulaciones de empleo. Financiación de trabajos públicos y extensión de los servicios públicos a través del cese de las subvenciones a las empresas y con un gran aumento de los impuestos a las corporaciones y a los capitalistas individuales.

¡JORNADAS LABORALES MÁS CORTAS, NO MÁS LARGAS!
Reducción de la semana laboral en todos los países del Mundo a 35 horas para todos los trabajadores, sin reducción de salarios ni destrucción de empleos. Derogación en la Unión Europea de la directiva de las 65 horas.

¡FRONTERAS ABIERTAS, NO UNA GUERRA CONTRA LOS INMIGRANTES!
Igualdad de derechos para todos, sin discriminaciones por la condición de inmigrante. Libertad de movimiento a través de todas las fronteras. Abolición de la directiva europea sobre inmigración.

¡VIVIENDA PÚBLICA Y EDUCACIÓN PARA TODOS, NO A LA PRIVATIZACIÓN!
Enseñanza superior gratuita para todos, programas de trabajos públicos masivos con empleo público directo para garantizar vivienda y servicios esenciales para todos. Control democrático de los centros de trabajo públicos, con representación de los trabajadores y las comunidades implicadas. Fin de toda privatización, abolición de la directiva Bolkestein y del plan Bolonia.

Sólo un movimiento masivo con amplias demandas por todo el Mundo, un proceso de huelgas de masas, que se extienda más allá de cada sector y de cada lugar, puede ganar concesiones. Considerando la crisis, tales concesiones bajo el capitalismo tenderán a ser temporales. Pero en estas luchas de huelgas de masas los trabajadores pueden adquirir las organizaciones y la conciencia para cambiar radicalmente el mundo, para sustituir el capitalismo por un socialismo democrático que proporcionará de manera permanente una vida decente para todos.